¡No tengo tiempo de nada! 7 consejos para cultivar la consciencia y salir de esta dinámica

¡Hola!
¿Te pasa que a veces te encuentras que acaba el día y te sientes agobiad@? … ¡el tiempo ha volado y no he podido hacer nada!
La mejor manera de salir de la rutina, poder llegar a alcanzar los objetivos que nos proponemos y olvidarnos de la sensación agobiante de no tener tiempo de nada es cultivar nuestra consciencia.

Hoy vamos a ver algunos consejos para conseguirlo.

1- Siente
Utiliza TODOS tus sentidos en tu día a día… ¿Cómo huele el café de la mañana? ¿Qué te provoca el tacto frio de la baldosa al salir de la ducha? ¿o la toalla caliente en la piel al secarte? ¿Qué ruidos tienes a tu alrededor? ¿Que te produce el volumen al que están? Escucha el silencio justo antes de meterte en la cama.

2- Observa
Obsérvate a ti mismo y a tu entorno.
Presta atención al movimiento de tu cuerpo, a tu postura corporal. Camina con determinación. Mira el movimiento de los que te rodean, observa su expresión corporal.

3- Respira
Prestar atención a tu respiración puede ayudarte a aumentar tu conciencia general. Si te ves preocupado o perdiendo conciencia del momento, detente a pensar en tu respiración. Los pensamientos que te distraen puedes disiparlos al sintonizar con tu respiración, ya que es un proceso corporal natural y rítmico.

4- Plenitud mental
Observa tus pensamientos: no los juzgues, ni los califiques, ni los etiquetes, ni los catalogues. No los critiques, ni luches contra ellos. No intentes controlarlos, solo se consciente de lo que estás pensando.
Prueba a nombrar en silencio los pensamientos a medida que aparecen. Esto puede ayudarte a abordar los pensamientos negativos sin involucrarte en ellos ni dejar que te convenzan.

5- Haz pausas
Tómate un momento antes de realizar cualquier actividad o haz pequeñas pausas para darte el tiempo de sentir, observar, respirar, escuchar y traer tu mente al momento presente.

6- Entra en contacto con la naturaleza
Sal a caminar y mira a tu alrededor: aprecia los diferentes colores, las sombras, las texturas. Cierra tus ojos y escucha los sonidos de las plantas moviéndose con la brisa, de los pájaros, de los insectos. Respira profundo y disfruta uno a uno los diferentes olores. Siente la brisa en tu cara y el calor o el frío en tu piel.

7- Aprende a meditar e incorpóralo como rutina en tu vida

Vamos a ver un ejemplo que puedes poner en práctica hoy mismo…
Una actividad que realizamos diariamente y de forma automática es hablar por teléfono… Esta semana prueba y antes de realizar una llamada párate un momento y:
– mira a tu alrededor: ¿dónde estás? ¿Hay ruido? ¿hay gente a la que puedes molestar?
– observa tus emociones: ¿qué te provoca esta llamada? ¿estas nervioso? ¿enfadado? ¿ilusionado?
– observa tu cuerpo: ¿estás sentado o en movimiento? ¿tienes alguna tensión?
– Observa tus pensamientos: ¿Qué te estas diciendo? ¿Cómo estas prediciendo que irá la llamada? ¿Qué resultado esperas que tenga?
– haz dos respiraciones profundas y conscientes

Pon en práctica estos consejos y observa como va cambiando la dinámica de tu día. Ser más consciente te ayudará a identificar en que momentos se te escapa el tiempo y a poder ponerle solución.
Y si quieres saber más, ¡llámanos! Contacto

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *